Plantación de flores y hierbas
Estas siembras tienen como objetivo implementar medidas de fomento de la biodiversidad

El proyecto de El Bosque de los Zaragozanos ha iniciado este viernes las siembras de praderas en Campos del Canal, una vez concluidos los trabajos de retirada de vertidos, escombros y basuras, así como el acondicionamiento de los terrenos, suavizando y garantizando la accesibilidad. Además, se ha llevado a cabo la instalación de la infraestructura de riego para apoyo a a las plantaciones que se irán ejecutando secuencialmente en este gran espacio de oportunidad.

Estas siembras tienen como objetivo implementar medidas de fomento de la biodiversidad y de prestación de servicios ambientales, que es una de las premisas del proyecto de El Bosque de los Zaragozanos.

Así, conscientes del grave problema que supone en todo el planeta la desaparición de insectos -y especialmente de abejas-, se ha tratado de crear un corredor a lo largo del vial principal de Campos del Canal donde puedan alimentarse y refugiarse estos pequeños animales.

Recorriendo los laterales del camino principal, se encuentran una banda longitudinal de ocho metros de ancho a un lado y como otra banda de cinco metros. En ellas se ha realizado una siembra específica para polinizadores que precederá a la intervención de la plantación general prevista para un futuro próximo.

Además, se plantarán especies arbustivas en bandas de dos metros, perpendiculares a la franja denominada zona de polinizadores, que sirvan de resguardo de insectos y aves que frecuenten los Campos del Canal y que tengan floraciones de verano o de principios de primavera, fuera del periodo en la que estará en flor la siembra, para alargar el periodo de floración y, por tanto, la época de alimentación de los insectos.

En una superficie de 5.000 metros cuadrados se ha sembrado una composición de especies nativas de escasa altura, carácter rústico y con especies mentoladas.

Estas especies, por sus características, permiten compatibilizar la prestación de los servicios ambientales y de fomento de la biodiversidad con el uso público del espacio. Las especies que componen esta siembra «mentolada» son: Festuca arundinacea (48,50%), Lolium perenne (48,50 %), Mentha rotundifolia (1,00%) y Mentha pullegium (2%).

En el resto de la superficie se ha preparado una pradera rústica compuesta también por especies nativas: Calendula arvensis (5,00%),Brachypodium distachyon (20,00%), Sinapis alba (5,00%), Diplotaxis sp (5,00%), Melilotus alba (5,00%), Eryngium campestre (1,00%), Salvia verbenaca (0,10%), Plantago lanceolata (4,00%), Papaver dubium (3,00%), Medicago polymorpha (10,00%), Medicago orbicularis semilla pura (10,00%), Trifolium lappaceum semilla pura (5,00%), Moricandia moricandioides (6,00%), Dactylis glomerata hispanica (15,00%), Daucus carota (5,00%), Reseda luteola (0,10%) e Isatis tinctoria (0,80%).

LO MÁS VISTO