Alcorques sin vegetación en el paseo de Sagasta
Las obras han arrasado la vegetación existente en el paseo de Sagasta

Duras críticas desde la Asociación Naturalista de Aragón (Ansar) a la renovación del paseo de Sagasta en Zaragoza. El grupo ecologista ha denunciado que esta remodelación, lejos de convertirse en una intervención municipal que iba a aumentar la vegetación con más zonas de sombreado, ha acabado transformándose en unos trabajos que han arrasado con todas las plantas, setos y árboles existentes. Además, desde la asociación tienen serias dudas de que los resultados finales de la obra vayan a suponer una mejora del bulevar.

En un comunicado, Ansar ha denunciado que desde el Ayuntamiento de Zaragoza aseguraron que ampliarían la superficie arbolada de 153 a 578 arboles. Sin embargo, destacan que en el inventario de especies todo son arbustos, solo hay 22 arboles o arbustos grandes que no superan tres metros de altura.

Por otro lado, resaltan en dicho comunicado, “se señala que se quiere hacer frente a las olas de calor proporcionando más zona de sombra pero, según el mismo informe, ésta se amplia de 12.400 a 13.000 metros cuadrados,es decir apenas 600 metros cuadrados”.

Desde Ansar aseguran no entender si la mejora realizada va a ser similar a la ya ejecutada en meses pasados en el tramo más próximo al parque Pignatelli, en donde, “tras eliminar los setos existentes y por tanto la función ambiental que desempeñaban, se plantaron unos pequeños arbustos y unas flores que duraron unos meses y que en la actualidad el lugar que ocupan está vacío”.

ANSAR PIDE RESPETO A LA VEGETACIÓN EXISTENTE

“No vemos que esta actuación haya supuesto una mejora ni en el bienestar de los paseantes ni en la amortiguación de ruido y contaminación, ni una barrera visual frente al tráfico rodado”, han lamentado.

Desde la Asociación Naturalista de Aragón Ansar han denunciado las practicas habituales del Servicio de Parques y Jardines en calles, parques y plazas, “en donde se entiende que mejorar un espacio requiere arrasar con lo existente”.

Para Ansar, las soluciones basadas en la naturaleza “deberían implicar el respeto a la vegetación existente que como en este caso estaba cumpliendo unas funciones ambientales. La vegetación que se pueda plantar tardará tiempo en crecer y ejercer la barrera visual que realizaba la talada”.

A juicio de Ansar, se está invirtiendo un presupuesto que no mejora el estado del paseo de Sagasta ni para las personas que lo utilizan ni para la disminución de la contaminación, uno de los objetivos de la reforma planteada.

La Asociación Naturalista Ansar ha demandado que cualquier intervención de naturalización y mejora de la biodiversidad en el espacio urbano no lleve consigo la eliminación del patrimonio natural existente.

LO MÁS VISTO