Imagen de la Avenida Cataluña
Las obras durarán 14 meses

Tras más de una década de espera, concretamente trece años, la reforma de la avenida Cataluña es ya una realidad. Y es que las máquinas comenzarán a funcionar este próximo lunes en el tramo entre la Z-30 y la calle Veintitrés de Abril para convertir la antigua carretera nacional en una avenida arbolada, con aceras amplias y accesibles y, sobre todo, «en un espacio mucho más seguro para todos, tanto para peatones como ciclistas y conductores», según ha señalado la consejera de Infraestructuras, Vivienda y Medio Ambiente, Patricia Cavero. Las obras se ejecutarán en tres fases, tendrán una duración de 14 meses y para conseguir «la esperada reforma» se ha realizado una inversión de 4.396.761 euros.

Con la reforma de casi un kilómetro de avenida y más de 23.890 metros cuadrados se conseguirá una calle de dos carriles de circulación por sentido, un carril bici segregado y algo más de una veintena de zonas ajardinadas con bancos y vegetación. Además, se creará una mediana de dos metros con vegetación donde los peatones podrán pasar de forma segura al cruzar los pasos de cebra y también se habilitará un nuevo paso de peatones. En la primera de las fases, que arranca este lunes y finalizará previsiblemente el 23 de diciembre, se actuará sobre la glorieta de la Z-30 y la calle Santa Fe en el sentido de la salida de la ciudad.

Será el 9 de enero cuando empiece la segunda fase de las obras, la de «mayor envergadura», según Juanjo Mestre, jefe de unidad de la Oficina Técnica del Viario Público de Zaragoza. En esta se ejecutará el saneamiento definitivo de la calzada y la acera norte en el sentido de entrada a la ciudad. Un saneamiento que va a más de cuatro metros de profundidad y tiene un metro y medio de diámetro. Esta segunda fase se extenderá hasta finales de marzo y seguidamente arrancará la fase tres que afectará a las dos zonas de aceras.

Para paliar las afecciones y mantener la operatividad vial durante los trabajos, se ha elaborado un plan de tráfico que se irá modificando conforme vayan avanzando las obras. Así, durante la primera fase se ocupará el carril derecho en sentido Santa Isabel por lo que los vehículos solo podrán acceder a las dos calles perpendiculares, Isla de Mallorca y Santa Fe. En la segunda fase el tráfico se desviará por los dos carriles en sentido salida dejando siempre un carril en sentido entrada y otro en sentido salida. En la fase tres, el tráfico rodado se desviará por la zona central de la avenida respetando un carril de entrada y otro de salida.

Así, en el plan de tráfico elaborado también se ha contemplado la movilidad urbana con autobús y según se ha explicado, las paradas de la avenida Cataluña se irán anulando consecutivamente a medida que vayan avanzando los trabajos, aunque se dejarán dos operativas para garantizar la movilidad. Así, en la primera frase se suprimirá la parada 188 pero seguirán operativas la 98 y la 115.

LA ROTONDA BAJO EL PUENTE DEL FERROCARRIL, UN ANSIADO PROYECTO

Pero las obras de la avenida Cataluña «no se quedan aquí» y es que tal y como ha adelantado la consejera Patricia Cavero, a principios de año ya estará redactado el proyecto de construcción de la nueva rotonda bajo el puente del ferrocarril que mejorará «sustancialmente la seguridad y la ejecución de todos los giros que hay que hacer en la zona».

Una obra «compleja», según la ha catalogado, ya que hay que actuar bajo el puente que da soporte a dos líneas de tren (la de alta velocidad y la del ferrocarril) sin afectar la estructura de ninguna forma. Por lo pronto, la consejera ha relatado que una vez que esté redactado el proyecto constructivo se sacará a información pública para posteriormente poder licitar la obra.

LO MÁS VISTO