Bus urbano de Zaragoza
Avanza y el comité de empresa ratificarán el preacuerdo con la firma del nuevo convenio colectivo | Foto: Laura Trives

La huelga del bus en la capital aragonesa llega a su fin. Tras más de 650 días de conflicto por la negociación de un nuevo convenio colectivo para los trabajadores del bus urbano, la plantilla ha dado el «sí» al preacuerdo del SAMA. Lo ha hecho con el voto favorable de 722 trabajadores, frente a los 213 que han mantenido su «no» en las urnas.

Tras la votación, se vislumbró lo que ya se anticipaba por parte del comité al aceptar el preacuerdo. Y es que ya hace unas semanas todos sus integrantes, a excepción de los miembros de CUT, dieron su visto bueno. Según ese mismo calendario fijado, este pasado día 13 de diciembre se votaría el referéndum y, en caso de salir adelante el preacuerdo, tal y como afirmó el presidente del comité de empresa, José Manuel Montañés, los paros se desconvocarían.

La bola queda ahora en el tejado de los miembros del comité y la empresa Avanza. Ellos serán quienes definitivamente, respaldados por la mayoría de los trabajadores, firmen un nuevo convenio colectivo.

CONDICIONES DEL PREACUERDO

Con este preacuerdo, la empresa se compromete a una reducción de jornada de dos días, una en 2023 y otra en 2024. También una subida fija salarial del 8,5% y la cláusula de revisión al 75% de la suma de los IPC garantizando siempre el 12% de mínimo. La comisión de cuadros de descansos con 7 días entre descanso, con revisión de los servicios y relevos. Además, también se acordó ya en su momento que se estudiaría el registro de jornada.

Por otro lado, los ambulantes desplazables se reducen a 40, con descansos desplazables y los fines de semana con prima cobrarán el desplazamiento del primer descanso. La prima del seguro de accidentes se recupera en 36.000 euros. Y, por último, se acepta la amnistía laboral, quedando todos los trabajadores limpios de expedientes, excepto el despido que está ya en el juzgado.

LO MÁS VISTO