Un operario durante la instalación de las fotovoltaicas
Un operario durante la instalación de las fotovoltaicas

El CEIP Torre Ramona es el primer colegio público de Zaragoza que contará con una instalación fotovoltaica de 25 kVA en su azotea. El objetivo, con una inversión de 38.400 euros, es fomentar el autonsumo mediante energía verde a través de los 49 módulos instalados que tendrán una potencia del generador fotovoltaico de 26.950 Wp y una conexión a la red AT 400V trifásica.

El consejero de Urbanismo y Equipamientos, Víctor Serrano, ha destacado que las obras ya están en marcha y ha recordado la “apuesta decidida de este equipo de Gobierno por la transformación energética en la ciudad a través del impulso de energía verde y autoconsumo en edificios públicos, equipamientos educativos y polígonos industriales, así como la renovación del contrato de suministro de energía eléctrica para instalaciones municipales mucho más ventajoso para las arcas municipales”.

El edificio del colegio Torre Ramona actualmente cuenta con 12 unidades de Primaria y 6 de Infantil y está compuesto de planta baja (biblioteca, administración, pretecnología, gimnasio, salón de actos, laboratorio, comedor, cocina, aseos y vivienda) y 2 elevadas (24 aulas y aseos), con 2 núcleos de escalera, construido con estructura de hormigón armado, fachadas de hormigón prefabricado, cubierta plana asfáltica y carpinterías interior de madera y exterior de aluminio.

PROYECTO PIONERO EN ENERGÍA VERDE

Con este proyecto pionero se podrá dotar al equipamiento de energía verde y sostenible que abastezca su demanda. Esta es la primera acción para después desarrollar un ambicioso proyecto global de implantación de energía fotovoltaica en las cubiertas de los centros educativos de Infantil y Primaria de la ciudad, cuya titularidad es del Gobierno de Aragón pero el mantenimiento, conservación, limpieza y pago de energía recae en el Ayuntamiento de Zaragoza.

En concreto, para este 2022, el pago de la energía (electricidad, gas e hidrocarburos) supondrá a las arcas municipales un desembolso superior a los 7.037.000 euros, de ahí la necesidad de implementar fórmulas más sostenibles y eficientes que permitan ahorrar costes al erario público.

«Hasta la fecha, en los centros de titularidad municipal se han ido instalando, con cargo a los presupuestos municipales, instalaciones fotovoltaicas que contribuyen a la reducción de los consumos y, por tanto, a la disminución del recibo de la luz», ha explicado el consejero de Urbanismo y Equipamientos, Víctor Serrano. Sin embargo, el concejal ha recordado que «no ha ocurrido así en los colegios de titularidad del Gobierno de Aragón, donde, hasta el momento, se nos había impedido llevar a cabo la instalación de placas fotovoltaicas».

«Hicimos un estudio de prefactibilidad y tenemos estudiadas las cubiertas e instalaciones municipales de todos los edificios donde desarrollar este tipo de proyectos, pero carecíamos del permiso expreso de la DGA, a pesar de las reuniones y cartas remitidas al respecto», ha explicado Serrano.

LO MÁS VISTO