La DGA ya cumplió la sentencia del tranvía antes de acabar el año y no puede imputarse ese ingreso a 2023

El grupo municipal de Podemos en el Ayuntamiento de Zaragoza solicitará formalmente al Gobierno de Zaragoza la retirada del presupuesto y la posterior presentación de uno nuevo, una vez confirmado que está desequilibrado en 24,5 millones de euros, después de que la DGA ya cumplió la sentencia del tranvía antes de acabar el año y no pueda imputarse ese ingreso a 2023.

El portavoz de Podemos en el Ayuntamiento de Zaragoza, Fernando Rivarés, ha calificado de “irresponsabilidad y temeridad presupuestaria” la actuación del gobierno Azcón por introducir una partida “que reiteradamente la DGA había anunciado que haría frente en este ejercicio”. “Sólo la necesidad electoral de presentar un presupuesto mayor hizo que Azcón incluyese este concepto”, ha explicado.

Para Rivarés, quien por “prudencia presupuestaria” renunció a incorporar la deuda autonómica al presupuesto en los cuatro años en que fue consejero de Hacienda, “la posibilidad de que el Gobierno enmiende su propio presupuesto para aumentar la deuda del Ayuntamiento no es posible hacerla sin informe del interventor”. Además, necesita obligatoriamente determinar qué inversiones se harán con cargo a ese crédito, algo que tampoco puede hacerse mediante una enmienda.

«¿Puede permitirse el Ayuntamiento aumentar 40 millones la deuda municipal, los 15 previstos más los 25 con los que quiere tapar esta actuación chapucera?», se ha preguntado Rivarés. «Para acometer inversiones estratégicas necesarias como la depuradora o la Ciudad del Deporte seríamos los primeros en apoyarlo. Para resolver un problema contable y subordinar la deuda a actuaciones corrientes, de ninguna manera. Es matar moscas a cañonazos», ha recalcado.

Rivarés considera que “la única manera de evitar un recorte de 24,5 millones es mediante un nuevo presupuesto”. Aun así, sólo el incremento de la amortización y de los intereses que conlleva pedir un crédito hace “que deba incrementarse el gasto financiero y recalcularse con el aumento de los intereses bancarios, consecuencia de la decisión del Banco Central Europeo de subir los tipos, cantidad que deberá recortar de algún lado el gobierno”.

LO MÁS VISTO