Campo de fútbol
En todos ellos se instalará una hierba artificial de última generación

El Ayuntamiento de Zaragoza adjudicará mañana el arrendamiento operativo del pavimento de césped artificial para 11 campos de fútbol municipales por un valor total de 2.609.433 de euros. La empresa ganadora de esa gestión económica será Banco Bilbao Vizcaya Argentaria ya que es, según la valoración técnica, la que ha presentado las ofertas más ventajosas.

En este caso, a través del sistema de renting se renovarán más de 8.000 metros cuadrados de césped, que se encuentran obsoletos en 11 equipamientos municipales distribuidos por toda la ciudad. El contrato de arrendamiento será de cinco años y los trabajos arrancarán el próximo 2023.

“La renovación de estos campos de fútbol es ya una realidad, somos conscientes de la importancia de invertir en el deporte base de la ciudad, y con esta operación de 2,6 millones de euros, no solo mejoraremos evitando lesiones y riesgos a los deportistas, sino también en sostenibilidad, en la reducción de la huella de carbono, y nos pone en el nivel más alto de instalaciones deportivas de fútbol base”, ha asegurado la concejala de Deportes del Ayuntamiento de Zaragoza, Cristina García.

El expediente comprende dos lotes diferenciados. El primero, con una inversión de 1.361.606 euros, tiene como objetivo la sustitución del césped artificial de ocho campos municipales que estaban desgastados y cuya renovación era necesaria. Se trata de los campos de Santa Isabel, La Azucarera (en este caso tanto el de F-7 como el de F-11), El Rabal, Torrero, Ranillas, Actur-Pablo Iglesias y José Luis Violeta.

Por su parte, el segundo lote, en el que se van a invertir 1.247.827,83 euros, servirá para mejorar tres campos en los que, además de la renovación del césped, se realizarán otras obras adicionales que mejorarán la práctica de este deporte. En este grupo se encuentra La Nueva Camisera, donde un terreno de fútbol 7 se convertirá en dos campos de esta misma modalidad; y el Gran Capitán de Montañana y Santa Engracia de Movera, donde todavía hay césped natural y se va a cambiar por artificial. En este campo además, se va a apostar por un diseño mixto para favorecer el uso compartido con el fútbol americano.

En todos ellos se instalará una hierba artificial de última generación, que permitirá multiplicar las horas de uso, mejorar el rendimiento de los equipos y reducir el riesgo de lesiones. Entre los criterios de valoración de las ofertas se han tenido en cuenta, además de las características del césped y la mejora del precio de licitación, otros criterios medioambientales como el reciclado de los componentes, el contenido toxicológico, la huella de carbono en el proceso de fabricación y también la reutilización del césped que se va a retirar.

LO MÁS VISTO