El informe económico presentado por el Real Zaragoza contempla cuatro años de obras y una inversión de 139 millones de euros

Hagan sus apuestas. ¿2023 será el año del despegue definitivo del proyecto de La Romareda o el nuevo estadio volverá a estancarse, sin avances? Cuando todo parecía ponerse de cara con la aprobación de la modificación del Plan General de Ordenación Urbana para que echara a andar, la situación se ha complicado recientemente. Dos nuevos escollos, en forma de alegaciones han surgido en los últimos días: una por parte del Gobierno de Aragón y otra del propio Real Zaragoza.

El primero de los problemas es que el Gobierno de Aragón reclama un terreno incluido por el Ayuntamiento de Zaragoza en la operación Romareda. Lo ha hecho mediante una alegación, que tendrá que resolverse antes de la aprobación final, que se celebrará en el mes de enero durante la Comisión de Urbanismo.

La DGA ha alegado reclamando parte de los suelos que el Consistorio pretendía sumar al terreno que actualmente ocupa el estadio municipal. «Los juristas de la Comunidad entienden que hay una porción de suelo afectada por la recalificación que plantea el Ayuntamiento de Zaragoza que pertenece a la DGA», recordaba el presidente de Aragón, Javier Lambán, y manifestaba, por ello, que sería «frívolo e irresponsable» y se estaría «casi rozando la prevaricación» si no se recurriera.

Una reclamación que desde el Consistorio creen que “no tiene visos de prosperar” y añaden que solo busca retrasar el nuevo estadio “poniendo palos en la rueda”. Esta situación ha molestado al alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, que ha acusado a Lambán de deslealtad institucional.

“Es evidente que en el campo de fútbol esperábamos que la lealtad institucional lógica y normal que debería tener el Gobierno de Aragón imperara, ya que han dicho que no iban a poner palos en las ruedas. Tendrían que respetar sus propias palabras y que esa lealtad fuera real, pero finalmente, una vez más, no ha sido así”, criticaba Azcón durante una visita a las nueva residencia de Adislaf en Las Fuentes.

EL REAL ZARAGOZA ALEGA PARA LOGRAR MÁS AÑOS DE CONCESIÓN

No solo ha sido el Gobierno de Aragón el único. Este pasado miércoles el Real Zaragoza también presentaba su propia alegación con el objetivo de lograr más plazo de concesión. Tras reiterar “públicamente el máximo interés en asumir la construcción del nuevo estadio y de los usos terciarios asignados a la nueva parcela”, el club planteaba la necesidad de cambiar la fórmula prevista por el Consistorio para la cesión, con el fin primordial de mejorar la viabilidad económica del proyecto y garantizar la inversión que conlleva.

En concreto, el modelo municipal plantea como fórmula una cesión de dominio público por 50 años que, a juicio de la dirección del Real Zaragoza, es de difícil encaje jurídico con los bienes privativos que la modificación contempla para los usos terciarios (hotel, residencia, restaurante, bar, gimnasio, comercial…).

El informe económico presentado por el Real Zaragoza contempla cuatro años de obras y una inversión de 139 millones de euros, de los que 120 irían a la construcción propia del estadio y 19 para los 22.500 metros cuadrados de usos comerciales. Además, para recuperar la inversión, el club prevé alcanzar los 30.000 socios, vender 5.000 entradas en cada partido o ingresar un millón de euros por el «naming» del campo, entre otras cuestiones.

Desde el Ayuntamiento de Zaragoza tendrán que ponerse manos a la obra para solucionar estas alegaciones y evitar que se produzcan nuevos retrasos. Y es que tanto el alcalde Azcón como el responsable de Urbanismo, Víctor Serrano, han insistido por activa y por pasiva que el tiempo apremia, y que el objetivo es que este año el nuevo campo arranque ya con las miras puestas en el Mundial de Fútbol de 2030, al que optan España y Portugal.

LO MÁS VISTO