Reconversión de los antiguos suelos de Aceralia en el Picarral de Zaragoza
Reconversión de los antiguos suelos de Aceralia en el Picarral de Zaragoza

El Ayuntamiento de Zaragoza, Saica y la Sareb han llegado a un acuerdo este lunes para desatascar los antiguos suelos industriales de Aceralia en el barrio del Picarral. Los 160.000 metros de terrenos, que llevan 21 años atascados, darán paso a 850 viviendas, más de 32.000 metros cuadrados de zonas verdes, vivienda protegida, equipamientos y nuevos viarios públicos.

El plan contempla resolver el vacío urbano existente, carente de actividad y donde resulta procedente la implantación de usos residenciales y ya no industriales, exceptuada una pequeña implantación compatible con la vivienda.

La transformación de estos 159.080 metros cuadrados de suelos, situados entre la avenida del alcalde Caballero y los caminos de los Molinos y de la Corbera Baja, se preveía expresamente en el PGOU de 2001 y hubo otros intentos de modificaciones que no contaron con el beneplácito de los propietarios de los suelos y que llegaron incluso hasta los tribunales de justicia, que les terminó dando la razón con una sentencia del Tribunal Supremo en 2012, anulando así la propuesta municipal en aquel momento.

La modificación propuesta ahora define un área de intervención de suelo urbano no consolidado de usos mixtos (residencial e industrial) que reduce de manera radical la edificabilidad del área que pasa a 125.025 m² (un 46,46 % menos) y el número máximo de viviendas que pasa a 850 (61,08 % menos) al reducir la densidad residencial, y también se baja la altura máxima de los edificios residenciales, que pasan de 8 plantas a 6 más ático.

AZCÓN DESTACA QUE ES UN ACUERDO HISTÓRICO

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, ha destacado que es un “acuerdo histórico” que permitirá resolver el problema de suelos más importante del Picarral y da luz verde al barrio para nuevos desarrollos.

El presidente del Grupo Saica, Ramón Alejandro, ha mostrado su satisfacción y destaca que este plan permitirá consolidar la sede principal de esta empresa en la ciudad.

Los vecinos han apoyado el acuerdo y esperan que los tiempos para arreglar una cicatriz urbanística que acumula basura y provoca grandes problemas en el barrio se resuelva cuanto antes.

El presidente la Asociación Picarral-Salvador Allende, Javier Artal, subraya que en futuras reuniones habrá que negociar con el Ayuntamiento los usos que se dé a esos suelos y los distintos equipamientos que pueden albergar.

“Con trabajo y gestión responsable estamos consiguiendo remover las cicatrices urbanísticas que marcan la ciudad consolidada”, ha apuntado el consejero de Urbanismo, Víctor Serrano, quien ha recordado otras soluciones aportadas por este equipo de gobierno como “la antigua Averly; los depósitos de Pignatelli; o la avenida prolongación de la avenida de Tenor Fleta, así como próximos acuerdos en los suelos del Portillo o el estudio de los antiguos suelos del colegio Jesús y María”.

El acuerdo se llevará a la Comisión de Urbanismo de final de mes para aprobar inicialmente la modificación del Plan General de Ordenación Urbana y la definitiva se intentará aprobar en seis meses.

LO MÁS VISTO