YouTube video

El nuevo gran parque urbano de Zaragoza de 23.609 metros cuadrados de superficie en los antiguos Depósitos de Pignatelli ya está abierto. Tras un proceso de obras que comenzaron en 2021, la imagen renovada de este espacio es una realidad. Cuenta con un gran lago que será navegable, un estanque, varias zonas de juegos infantiles y áreas deportivas para personas mayores.

Se trata del primer parque urbano en inaugurarse en quince años en la ciudad, desde que en junio de 2008 se abriera el Parque del Agua Luis Buñuel. Además, este nuevo espacio público pone fin al segundo mayor hueco urbanístico en suelo consolidado de la capital aragonesa, tras los suelos del Portillo, ya que supone urbanizar los 37.720 metros cuadrados donde se incluyen la zona verde, la calle de Santiago Guállar, dos parcelas de equipamientos, una parcela residencial de vivienda libre y otra más para vivienda protegida.

La empresa adjudicataria, Aedas Home, ha destinado, del montante final ofertado, unos 5,8 millones de euros a la ampliación del parque Pignatelli, mientras que el dinero restante, unos 6,3 millones de euros, se ingresaron en las arcas municipales.

Parque Pignatelli
Las obras comenzaron en 2021

DISTRIBUCIÓN DEL PARQUE

El agua es la principal protagonista de toda la escena que abarca ahora el parque que, a su vez, se divide en tres zonas diferentes. En primer lugar, entrando desde el paseo de Juan Antonio Bolea Foradada, se encuentra el área del Estanque. Se trata de un lago central destinado a la navegación con pequeñas embarcaciones y una banda perimetral de 7 metros de ancho que sirve como mirador. El perímetro está rodeado con varias láminas de agua y vegetación flotante, donde se prevé la colonización con anfibios e insectos.

Además, se cuenta con un amplio mirador sobre la zona del parque inferior, donde permanecen los pinos que coronan el muro de separación entre el antiguo parque y su actual ampliación. Como consecuencia de las catas realizadas en el muro de contención, se ha decidido sanear las partes de ladrillo y mampostería de piedra realizadas en el siglo XIX y cubrir los tramos reconstruidos en hormigón armado con una malla que soportará una plantación de vegetación trepadora de gran capacidad tapizante y muy aromática.

Por otro lado, en el centro del nuevo parque se abre la zona denominada Jardín de Bandas, con distintas áreas intergeneracionales, ocupadas alternativamente por pasos peatonales, fuentes de agua para jugar, plazas, zonas de vegetación y arbolado con flores, plantas aromáticas y frutales, así como zonas de juego infantil y máquinas de deporte para mayores. En estas zonas ajardinadas, además, se han instalado algunas piezas de piedra y capiteles que fueron retirándose de la ciudad durante décadas y se habían dejado almacenadas y sin uso en el área.

Parque Pignatelli
El agua es la principal protagonista de toda la escena que abarca ahora el parque

Por último, la tercera zona se abre al denominado Anfiteatro, en cuya parte más baja se ha realizado la construcción de un estanque sobre el que emerge un pequeño escenario que además de permitir pequeñas actuaciones ofrecerá unas inmejorables vistas del parque. Junto a esta zona se elevan ya las viviendas libres en construcción y, tras ellas, la renovada calle de Santiago Guallar, que era un fondo de saco y ahora se conecta con la calle de Mariano Estremiana.

OTROS ESPACIOS

En todo el perímetro del parque se trazan los paseos principales de 18 metros de ancho y con arbolado de gran porte, mientras que en los transversales a estos se han creado cuatro paseos con árboles de menor porte, salvo en el primero de ellos, donde se mantienen los pinos existentes junto al estanque. En uno de estos paseos se sitúa otro guiño a la historia del distrito: una fuente elaborada con una piedra única de Calatorao, de 15 toneladas de peso, que homenajea el pasado de las canteras del barrio de Torrero.

LO MÁS VISTO

TE PUEDE INTERESAR