A dos días de comenzar las fiestas, han contabilizado 4.985 participantes.

“Un año de reencuentros, de alegría y sentimientos encontrados”. Así define el presidente de Interpeñas de Calatayud, Gerardo Bernal, las fiestas de San Roque 2022, que darán comienzo el próximo día 13. Tras dos años de parón por la pandemia, los bilbilitanos ya pueden volver a presumir de sus reconocidas fiestas, catalogadas desde 1994 como Fiestas de Interés Turístico Regional.

Más de 4.000 peñistas esperan con ilusión y vestidos de blanco al tradicional chupinazo con el que darán comienzo las fiestas. A las 19.00 horas del sábado, los peñistas saldrán desde la casa del preboste Doña Elisabeth Embid, local de Peña Unión en la calle San Torcuatro, hasta la plaza de España, donde presidirán el esperado chupinazo. Asimismo, los grupos de peñistas podrán disfrutar de la salida matinal el 15 de agosto, así como el cohete y bajada de la grúa el día 13 o la romería a San Roque el próximo día 16, entre otras actividades. Además, cada peña organiza su programa de fiestas, donde los conciertos, espectáculos y conciertos son una opción asegurada de disfrute.

“Esperamos un incremento de más de 1.000 socios. A dos días de comenzar las fiestas hemos llegado a los 4.985 participantes”, ha señalado el presidente de Interpeñas, Gerardo Bernal, después de contabilizar más de 9.000 personas en el Interpeñas Fest celebrado el pasado sábado.

Ante el gran número de personas que se prevén, desde el municipio bilbilitano han querido evitar cualquier tipo de agresión en estas fiestas. Por ello, como novedad -y ante el incremento de casos detectados estos últimos días en festivales y eventos masivos- desde el Ayuntamiento de Calatayud, en colaboración con Cruz Roja, Policía Nacional y Policía Local, han creado un protocolo de seguridad con más de 90 voluntarios y varios “espacios seguros”.

Con un chaleco azul (claramente identificable), los voluntarios atenderán a cualquier persona que lo necesite ante cualquier posible incidente. “En todas las peñas se instalará un punto seguro, donde cualquier persona que tenga una incidencia podrá asistir a ella, e inmediatamente, los afectados se podrán en contacto con Cruz Roja y con los cuerpos policiales”, ha subrayado la concejal de Festejos, María Jesús Peñalosa.

Asimismo, Peñalosa ha recordado que los voluntarios son los directivos de las peñas San Roqueras. “Entre 80 y 100 personas estarán permanentemente localizadas e identificadas por si hay algún incidente. Además, las peñas van a tener a su disposición un protocolo de actuación y teléfonos de contacto por si se produce cualquier altercado”, ha añadido la concejal.

Desde Cruz Roja aseguran que el principal objetivo de estos “espacios seguros” es velar por la seguridad de los peñistas y de las personas que visitan Calatayud en estas fiestas. Además, insisten en la importancia de acudir a los servicios sanitarios o cuerpos policiales si perciben cualquier tipo de agresión. “Es muy importante que busquen ayuda y lo comuniquen inmediatamente”, ha manifestado el presidente de Cruz Roja en Calatayud, Luis Miguel Maluenda.

NOTICIAS DESTACADAS