Imagen de los cascos de Aratis
En el espacio hay un lugar para la réplica de los cascos de Aratis

Entre el siglo VI y el siglo I los celtíberos ocupaban la región de Aranda de Moncayo. Por aquel entonces no se llamaba así, sino Aratikos y desde las alturas se protegía del enemigo gracias a su recinto amurallado y sus dos puertas monumentales. Los guerreros de la ciudad celtibérica se protegían con pesados y robustos cascos de bronce y esos cascos son la razón de ser del l Museo Aratikos y Celtiberia en Aranda del Moncayo. Un museo que este miércoles ha hecho su reinauguración oficial tras unos meses cerrados por obras con un espacio dedicado al expolio de Aratis y a esos cascos que, tras un duro proceso de recuperación, se encuentran en el Museo de Zaragoza en una exposición.

«Historia de un expolio» es la nueva sala que se ha habilitado en el espacio museístico de Aranda de Moncayo para dar a conocer la expoliación que sufrió el yacimiento arqueológico de la ciudad. En ella hay réplicas de los cascos que están en el Museo de Zaragoza. Está expoliación se produjo entre finales de los 80 y principios de los 90 del siglo XX y de allí se extrajeron 18 cascos celtíberos correspondientes a la Edad de Hierro. Después de una larga tarea de recuperación y trámites burocráticos, en diciembre de 2019, siete de esos cascos regresaron a España. Toda esta historia y mucho más se puede conocer en este espacio ampliado de Aranda de Moncayo.

Desde su inauguración en 2016, el centro de interpretación ha sufrido una serie de desperfectos que se llevan acometiendo desde 2020. Así, se hicieron intervenciones en la cubierta, se hizo una sustitución en el suelo y también en las puertas y ventanas. Sin embargo, estas reformas se acometieron principalmente en la ampliación de la sala expositiva que se ha inaugurado este miércoles con la presencia de las autoridades del municipio y de la directora general de Turismo del Gobierno de Aragón, Gloria Pérez.

El centro de interpretación es uno de los lugares indispensables de Aranda de Moncayo, pues allí nace la historia del municipio. Entre los tesoros que se pueden encontrar en el centro hay paneles informativos, piezas de cerámica, reproducciones de cascos, armas y armaduras y un audiovisual sobre la construcción de los cascos y sobre el expolio.

LO MÁS VISTO