En la zona se trabaja con una máquina retroexcavadora mixta y con una barredora

Las máquinas de la Diputación de Zaragoza trabajan en la limpieza de la carretera provincial que conecta Cariñena con Encinacorba, la CV-669, que quedó cortada el pasado martes por la tarde tras la fuerte tormenta de agua y granizo registrada en la zona. Ya ha sido reabierta al tráfico aunque continúan los trabajos.

En la zona se trabaja con una máquina retroexcavadora mixta y con una barredora del servicio de Vías y Obras de la Diputación de Zaragoza. Desde primera hora de la mañana, se ha procedido a la limpieza de la vía para retirar la gran cantidad de ramas, barro y piedras acumuladas.

“Al igual que hicimos hace una semana en la zona de Tosos, un técnico del servicio se desplazó ayer por la tarde a Encinacorba para valorar los daños originados por la tormenta en la vía y poder organizar las máquinas para ponerse a trabajar en ella y poder reabrirla cuanto antes”, ha explicado la diputada provincial Charo Lázaro. “Hasta allí se desplazaron también ayer los bomberos del Servicio Provincial de Extinción de Incendios (SPEI) de la DPZ, que despejaron la vía y señalizaron los tramos más afectados”, ha señalado Lázaro.

“En cuanto acabó la tormenta también nos desplazamos a Paniza ya que fue otra de las localidades más afectadas por la tormenta. En este caso no hubo daños en la carretera provincial pero probablemente haya que actuar en algunos caminos”, ha indicado al mismo tiempo la diputada provincial.

Por otra parte, esta semana también se está trabajado en la limpieza de la carretera provincial CV-006 entre Calmarza y Algar de Mesa, afectada por otra tormenta registrada en la zona durante el fin de semana. Hasta allí se ha desplazado una retroexcavadora mixta y otro camión del servicio de Vías y Obras de la DPZ, que han trabajado en la retirada de las piedras acumuladas debido al arrastre del agua.

LO MÁS VISTO

TE PUEDE INTERESAR