Para la puesta en marcha de Ecoprovincia ha sido necesario construir seis plantas de transferencia

La Diputación de Zaragoza encara ya la recta final de los trámites para poner en marcha Ecoprovincia, el servicio público que permitirá que los municipios de la provincia puedan llevar sus residuos al vertedero de la capital y cumplan así la directiva europea que les obliga a reciclar al menos el 50% de sus basuras. El pleno de la DPZ ha aprobado este jueves solicitar un informe sobre estructura de costes a cinco empresas del sector de la recogida de residuos en cumplimiento de lo establecido en la legislación y como paso previo a la licitación del transporte de las basuras hasta el Ctruz de Zaragoza.

“Después de una tramitación muy compleja, esperamos poder poner en marcha Ecoprovincia hacia junio o julio del año que viene”, ha anunciado durante la sesión el presidente, Juan Antonio Sánchez Quero, quien también ha destacado que se han adherido a este servicio un total de 245 ayuntamientos, el 97% de los previstos cuando se diseñó el proyecto.

Sánchez Quero ha recordado que para la puesta en marcha de Ecoprovincia ha sido necesario construir seis plantas de transferencia. Tres de ellas ya están totalmente terminadas (las de La Almunia, Ejea y Calatayud) y otras dos se acabarán a principios de 2022 (las de Quinto y Borja). La sexta (la de Alagón) ya está adjudicada, empezará a construirse en cuanto se apruebe definitivamente un cambio urbanístico en los terrenos sobre los que se levantará y tiene un plazo de ejecución de tres meses, por lo que también podrá incorporarse a la puesta en marcha del servicio.

Como complemento a las plantas de transferencia, la Diputación de Zaragoza va a sacar a concurso el transporte de los residuos desde esas seis instalaciones hasta el Ctruz de la capital. No obstante, la legislación establece que antes de licitar ese contrato hay que pedir un informe sobre su estructura de costes a cinco operadores del sector (que es el trámite que se ha aprobado en el pleno extraordinario con los votos a favor de PSOE, PP, Ciudadanos y En Común-Izquierda Unida y la abstención de Podemos-Equo) y también hay que solicitar otro informe previo a la Junta Consultiva de Contratación Administrativa de la Comunidad Autónoma de Aragón.

Como paso previo, y dada la necesidad de dimensionar el servicio adecuadamente, la Diputación de Zaragoza solicitó a los municipios que formalicen su adhesión al servicio Ecoprovincia. La respuesta ha sido prácticamente unánime, ya que se han sumado 245 ayuntamientos, el 97% de todos los previstos.

Ecoprovincia es un servicio público de transferencia, transporte y tratamiento de residuos creado por la Diputación de Zaragoza para hacer posible que todos los municipios de la provincia lleven sus basuras a la capital. Una directiva comunitaria transpuesta a la legislación española establece que los municipios deben reutilizar o reciclar al menos el 50% en peso de sus residuos sólidos domésticos y comerciales. En Aragón, el único vertedero que permite alcanzar ese objetivo obligatorio es el CTRUZ de Zaragoza, por eso la DPZ ha puesto en marcha el proyecto Ecoprovincia para solucionar este problema al que se enfrentan los ayuntamientos llevando sus basuras hasta Zaragoza capital.

La recogida se seguirá haciendo como hasta ahora según el modelo de gestión implantado en cada zona de la provincia. Los residuos se llevarán a una planta de transferencia que será construida y gestionada por la Diputación de Zaragoza. Allí se compactarán para que ocupen el menor volumen posible. En total se van a construir seis plantas de transferencia en La Almunia de Doña Godina, Ejea de los Caballeros, Quinto, Alagón, Calatayud y Borja. Una vez compactados, los residuos serán trasladados desde las plantas de transferencia hasta el Ctruz de Zaragoza. De ese transporte también se encargará la Diputación de Zaragoza.

NOTICIAS DESTACADAS