Cartel de la Lonja del Comercio Justo

Zaragoza celebra el Día Mundial del Comercio Justo este sábado, 14 de mayo, con una jornada de actividades en el Quiosco de la Música del Parque Grande José Antonio Labordeta. El Ayuntamiento de Zaragoza y la Federación Aragonesa de Solidaridad organizan esta Lonja de Comercio Justo, con una feria de exposición y venta de productos acompañada de actividades para todos los públicos.

El evento contará con una decena de puestos de alimentación (café, té, azúcar, chocolate, arroz, cereales, mermeladas, mieles, especias, frutos secos, bebidas) y también de artesanía y muebles, bisutería, complementos juguetes, menaje del hogar, cosmética, productos textiles o de papelería.

Participan entidades zaragozanas que promueven este tipo de comercio con el objetivo de informar a la ciudadanía de las ventajas del Comercio Justo y de dar a conocer y vender sus productos. En su mayoría son miembros activos de la Federación Aragonesa de Solidaridad (FAS) pero también participan otras entidades invitadas que trabajan con esta misma filosofía.

Entre las 10.30 y las 20.30 horas se sucederán las actividades, entre las que habrá animación infantil, un mural participativo, ludoteca, talleres, juegos, cuentacuentos y conciertos.

La exposición invita a conocer a personas que desde las tiendas, establecimientos de hostelería, centros educativos, asociaciones, empresas, entidades del sector público, ONG y el propio Ayuntamiento de Zaragoza han hecho una apuesta por poner en práctica hábitos de consumo responsable a través del Comercio Justo para contribuir a un Desarrollo Sostenible.
Gracias a este compromiso, desde mayo de 2017 Zaragoza tiene el título internacional de Ciudad por el Comercio Justo y forma parte de la Red Internacional de Ciudades por el Comercio Justo.

Esta distinción compromete a la ciudad a fomentar, reforzar y potenciar el comercio justo como herramienta transversal para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad común.

El comercio justo facilita a los pequeños productores de los países más pobres del mundo un acceso directo al mercado en condiciones justas y equitativas, creando un canal de comercialización sostenible, solidario y de calidad, lo más directo posible entre productores y consumidores. Un modelo comercial que pone al centro los seres humanos y la sostenibilidad social, económica y ambiental de las sociedades; dignificando el trabajo, respetando el medio ambiente y fomentando una gestión responsable y sostenible de los recursos naturales.

NOTICIAS DESTACADAS