El PSOE Zaragoza había acusado a la concejal de Servicios Públicos y Movilidad de Zaragoza de "estar de vacaciones con el conflicto del bus sin resolver"

Tras las acusaciones vertidas este mismo miércoles por el grupo municipal del PSOE sobre el equipo de gobierno de Zaragoza y su gestión en el conflicto del bus urbano, la concejal de Servicios Públicos y Movilidad, Natalia Chueca, ha desmentido que se encuentre alejada de la actualidad municipal y ha asegurado que sigue trabajando para la ciudad y llamando a Avanza para interesarse por la situación de cara a saber qué medidas se podrían tomar.

En esta línea, Chueca ha querido volver a remarcar que se trata de una empresa privada, por lo que el Ayuntamiento de Zaragoza «no puede hacer nada», dado que el convenio a negociar debe ser acordado entre empresa y trabajadores. Aun así, también ha puesto de manifiesto que aunque ella misma realizó un requerimiento en el que se solicitaba la suspensión de los paros parciales, este habría sido desestimado al producirse silencio administrativo o, lo que es lo mismo, no ha sido contestado.

A su vez, tal y como pidió el comité de empresa a principios de este mes de agosto, desde el Ayuntamiento de Zaragoza también se habría intentado contactar con la Dirección General de Trabajo para solicitar la mediación que facilitase la resolución de la huelga. De hecho, en 2011 ya se recurrió a este organismo pidiendo su intervención en una situación similar. Sin embargo, por ahora, tampoco se habría obtenido respuesta.

Chueca se ha mostrado sorprendida, en cualquier caso, por unas acusaciones de la portavoz del grupo municipal socialista, Lola Ranera, que «no ayudan» en la resolución del conflicto. En este sentido, a lo que sí la ha invitado es a que, «aprovechando que pertenecen al mismo color político», medien y hablen con sus compañeros de partido en el Gobierno de Aragón para que ayuden a mediar y arbitrar en el conflicto.

NOTICIAS DESTACADAS