El portavoz de Vox, Julio Calvo, ha anunciado este miércoles que presentará dos enmiendas a las próximas modificaciones presupuestarias previstas por el Gobierno de Zaragoza. La primera de estas enmiendas pide al equipo de gobierno formado por Partido Popular-Ciudadanos que incrementen las partidas destinadas a pagar los intereses de la deuda municipal.

Calvo ha señalado que los técnicos municipales creen que serían necesario un millón más para esta deuda creciente y ha pedido que ese dinero se detraiga de otras partidas “superfluas” como el Bosque Zaragozanos, el Plan de Igualdad y el Plan municipal de Adicciones, que “son partidas susceptibles de ser recortadas”.

En rueda de prensa, Calvo ha negado las palabras de la consejera de Hacienda, María Navarro, que hace un mes aseguraba que el Ayuntamiento de Zaragoza es de los que más han trabajado para reducir deuda.

“No es verdad”, ha sostenido y ha puesto como ejemplo numerosas ciudades españolas que han reducido más el endeudamiento que la capital aragonesa.

Por ello, ha apremiado al equipo de gobierno a acometer un Plan de reducción de la deuda, dado que es una prioridad actual por la situación de crisis energética que atraviesa Europa.

En este sentido, también se ha referido al controvertido Plan de Iluminación Pignatelli. Calvo ha pedido una reunión urgente con su impulsor el responsable municipal de Urbanismo, Víctor Serrano, y con los técnicos. “Nos opondremos hasta que no se nos aclare bien que es lo que se va a hacer”, ha sostenido.

Calvo también ha rechazado que desaparezcan partidas destinadas para los aparcamientos compensatorios de la ciudad. “Se deben mantener”, ha zanjado el portavoz municipal de Vox y ha puntualizado que si no se atienden estas peticiones, el equipo de gobierno no contará con su voto favorable a la hora de hacer modificaciones presupuestarias.

“El Ayuntamiento debe poner fin a la política de derroche y solo atender a lo verdaderamente importante”, ha aseverado.