Azcón junto a Natalia Chueca
Azcón y Natalia Chueca han visitado el albergue municipal

La actualidad política no para en Nochebuena. El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, ha respondido en su tradicional recorrido por los servicios públicos de la ciudad a las alegaciones del Gobierno de Aragón sobre La Romareda. Desde el Ejecutivo autonómico reclaman la propiedad de parte de los suelos incluidos en la operación para la reforma del estadio y que figuran en la modificación del Plan General de Organización Urbana (PGOU).

Sin embargo, según Azcón, la reclamación no tiene visos de prosperar y espera que Urbanismo pueda darle carpetazo para seguir adelante con el proyecto. Los terrenos en cuestión, ha asegurado, pertenecen al consistorio desde 1967 y discutir su propiedad “tiene muy poco recorrido”. “Llevan décadas al servicio de la ciudad, es difícil de entender que el Gobierno piense que son suyos”, ha añadido.

Lo que menos ha gustado en la Plaza del Pilar son las formas. Para el alcalde, “un proyecto tan importante” no merece que estas alegaciones se conozcan a través de los medios y el día de Nochebuena, sino que se deberían comentar en “reuniones formales” junto a los técnicos del departamento.

Además del punto de vista técnico, lo consideran también “incomprensible” desde la “lealtad” que, ha dicho Azcón, debe ser el punto de partida de ambas instituciones. Se trata, en definitiva, de “cumplir con la palabra de no poner palos en las ruedas”. Más, en vistas a una posible candidatura al mundial de 2030.

LA NUEVA BILATERAL

Ayuntamiento y DGA continúan negociando, tanto la fecha, como el orden del día de la nueva reunión bilateral. Así lo ha señalado Jorge Azcón, sobre un encuentro que apunta a enero y en el que La Romareda, al menos hasta las alegaciones del Gobierno de Aragón, no estaba entre los puntos a tratar.

También se refirió a lo mismo el presidente, Javier Lambán, este jueves. Lo hizo en las mismas declaraciones en las que pidió a Azcón no bloquear con sus alegaciones el proyecto de la Universidad Laboral. Como su homólogo popular hace ahora, le pidió mantener las relaciones entre ambas instituciones “en términos de normalidad” para que ningún proyecto conjunto sufra retrasos.

LO MÁS VISTO