El Gordo ha salido este año a las 11.21 horas

La ilusión del Sorteo de Navidad ha llegado este año a varios puntos de las tres provincias aragonesas. De norte (Benasque) a sur (Teruel), y de este (Andorra) a oeste (Calatayud), la magia de la Lotería se ha dejado notar por buena parte de la Comunidad, llevando pellizcos de alegría a zaragozanos, oscenses y turolenses, que despedirán el año con una sonrisa, y, posiblemente, algún cero más en su cuenta corriente. En total, los niños de San Ildefonso han regado Aragón con 36.540.000 euros.

Ha habido que esperar casi dos horas para que los niños de San Ildefonso dejaran su sello en Aragón, pero, desde luego, ha valido la pena. A las 11.08 horas, Elisabeth Obarisiagbon e Ilyas Akrouh cantaban el 54.289 y… ¡PREMIO! Calatayud había vendido íntegramente este número, con hasta 180 series en su administración del paseo Cortes de Aragón, lo que suponía una lluvia de 36 millones de euros en la localidad bilbilitana.

Inmediatamente, la alegría se desbordó por las calles, principalmente, alrededor del bar Brindis, donde llevaban 20 años jugando y apostando cada semana a ese 54.289, y la constancia y tenacidad han valido la pena. “Es una alegría inmensa y oye lo celebraremos con una cena porque tendremos que dejar una perrica también en Calatayud o qué”, contaba José Manuel, dueño del bar sin poder contener la emoción.

Estos son los principales premios de la Lotería de Navidad

Pero esa administración de Calatayud no solo ha dejado el premio en tierras bilbilitanas, sino que también “exportó” ese numero a otros puntos, como el restaurante Chiñella de Cerler, cuyo antiguo propietario, José Antonio Portaespana, compró 20 series para venderlos entre amigos, clientes y visitantes. En total, cuatro millones de euros con lo que repartir felicidad.

UN PELLIZCO DE EL GORDO, A BENASQUE

Pero el valle de Benasque aguardaba un premio más, el premio gordo, y nunca mejor dicho, al vender en el estanco de la calle Mayor un décimo del 5.490, premiado con 400.000 euros. Al haberlo repartido a través de máquina, desconocen quién ha podido ser el agraciado y, ni siquiera, si es aragonés, español o, incluso, procedente del extranjero. “La lotería de Navidad se empieza a vender en julio y Benasque es una localidad que recibe mucho turista, tanto en verano como en invierno. El Gordo se ha podido ir a cualquier lugar”, ha contado Carlos Bielsa, encargado del establecimiento.

Con este premio, y por mucho que haya sido un décimo a través de máquina, Aragón rompe una pequeña maldición de tres años consecutivos sin oler ni un euro de El Gordo. La última vez fue en 2018, cuando la provincia de Huesca repartió 122 millones de El Gordo, el 03.347, en tres administraciones de la capital y dos estancos de Huesca y Fraga. De esa cantidad, hasta 80 millones se distribuyeron a través de la asociación de antiguos alumnos del colegio San Viator, que celebraba el 225º aniversario del nacimiento del fundador, el padre Luis Querbes. Una tercera serie, premiada con 40 millones de euros, se fue íntegramente a Zaragoza a través de la librería Wodan.

De hecho, la única vez que ha caído de forma íntegra en Aragón ha sido en 2011, cuando se repartieron 700 millones de euros en Grañén (Huesca). Quitando esta ocasión, y el año 1992, cuando dejó 15.000 millones de las antiguas pesetas en Calatayud, el resto de ocasiones que el Gordo ha asomado por Aragón ha sido para dejar algún pequeño pellizco.

TAMBIÉN EN ZARAGOZA, ANDORRA Y TERUEL

Apenas unos segundos antes del mediodía llegaba la tercera alegría para la Comunidad. A esa hora salía el cuarto quinto premio, el 38.454, del que se había vendido una serie en uno de sus clásicos, la Lotería del Rosario, en la céntrica calle Don Jaime de Zaragoza. En total, repartía 60.000 euros. “No sabemos a quién le ha tocado porque esto es de las primeras consignaciones que nos mandan y se vende por taquilla. Yo calculo que por el número que es, se ha vendido en verano, entre los meses de julio y agosto”, ha contado su administrador, Alejandro Aznar.

Una media hora más tarde, pasadas las 12.30 horas, el 36.142 sacaba una sonrisa a Andorra, donde se había vendido otra serie de un quinto premio, dejando otros 60.000 euros. Lotería Minerín ya daba por perdido el sorteo cuando lograban quitarse la “espinita” con este sorteo. “Llevamos muy malas noticias desde hace mucho tiempo, aunque ahora parece que empiezan las buenas con los proyectos de transición. Esta zona ha quedado muy mitigada y por eso estamos muy felices y contentos de repartir este premio”, ha celebrado el gerente del local, José Antonio Legua.

Pero el destino tenía reservado también un pellizco para la administración de la calle Joaquín Costa de Teruel, que había vendido un décimo del cuarto premio, el 25.296, dotado con 20.000 euros. «Estamos muy contentos porque es el primer premio así importante que damos en la Lotería de Navidad. De momento nos ha llamado algún vecino para darnos la noticia y estamos muy ilusionados y contentos», ha reconocido Úrsula, una de las trabajadores, entre la alegría y un poco el arrepentimiento de no haberse quedado con un número.

LO MÁS VISTO